Su historia es bastante interesante y a la vez curiosa, ya que su fundador Lewis Edson Waterman en 1883, logró lo que antes nadie había conseguido, transformar la historia de la escritura, con ello dio lugar a la primera estilográfica del mundo.

Un auténtico referente en el mundo de la escritura.